martes, 1 de noviembre de 2016

Que dios nos perdone

Por lo que voy a escribir y no voy a pedir perdón. Como este vídeo que corre por las redes en el que un hijo conoce que sus padres están en el infierno por blasfemos mientras que hitler se pasea por el cielo entre dios y el. Pero y ese? pregunta estupefacto. Ah ese ha pedido perdón, tus padres no. Dos personajes, policías cotidianos se pasean por el film de Rodrigo Sorogoyen, tensos, enfrentados entreteniendose con investigaciones policiales. Sin decir que haya epica en la acción en el film todo es excesivo. No como decia Minelli para ser un buen director hay que ser humilde. Sorogoyen lo es pero administrar tanto drama de calidad debe ser difícil por humilde que seas. Mientras la capital se prepara para recibir al Papa en medio de una ola de calor insoportable, dos policías antagónicos, violento y borracho uno, introvertido, solitario y agredido por su compañero el otro, buscan a una asesino de señoras entradas en años después de violarlas. Nos habla el film de la decrepitud de la carne al paso de los años. Imagenes que todo y en  su crueldad, no superan la que pueden desencadenar los policías protagonistas. Sorogoyen, después del a romántica Stockholm, nos lleva al Madrid del 2011. El movimiento 15-M y un millón y medio de peregrinos que esperan la llegada del Papa conviven en la capital española en plena crisis económica y donde reina el caos. En medio de todo esto, dos inspectores deben encontrar a lo que parece ser un asesino en serie de manera rápida y discreta. La presión y la carrera contrarreloj les hará darse cuenta de una realidad aterradora: quizás ellos no sean tan distintos del criminal que persiguen. Rodrigo Sorogoyen ha co-escrito junto a Isabel Peña (Frágiles). Protagonizada por el ganador de un Goya Antonio de la Torre (La isla mínima), que vuelve a coincidir con el también propietario de un premio de la Academia española Roberto Álamo (La gran familia española), la cinta conforma un reparto donde también encontramos a Luis Zahera (Celda 211), Raúl Prieto (La Señora), María Ballesteros (Princesas) y Mónica López . Sorogoyen y Peña vuelven a trabajar juntos después de Stockholm, que le valió al primero una nominación a los premios Goya como Mejor Director Novel. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal