martes, 10 de enero de 2017

mimosas

Divide el autor Oliver Laxe el film en tres partes segun la oracion sufi. La caminata por el desierto se hace absurda, parece mas una carrera de resistencia de burros, incluso a  los seguidores de esta extendida religion.Visualmente un poema, sensual e hipnotico. Mimosas domina con su belleza la cordillera de tierras marroquinas, mientras transporta el  cadaver de un jeque  en pago  de la propia esposa de uno de los dos protagonistas. En la mortuoria caravana dos viajeros oportunistas ávidos de dinero que junto con otros componentes de la comitiva que huyen de hablar de la religión especifica que nos ocupa como yo ahora mismo. Dice Laxe que hacerlo es casi un suicido. Los desdibujados personajes se funden en el paisaje tan vasto que va evolucionando, contrastadas sus personalidades, hacia un sueño que permite dar respuestas mas sencillas en nuestro complejo mundo. Fipresci en Cannes en parte por la dedicada elaboración de proyecto que duro 6 años. Segundo film del director coruñés nacido en Francia, (Todos vosotros sois capitanes) 2010, que a la primera hora ya ha abandonado al espectador perdido entre la dificultad geográfica y el drama místico. Una caravana atraviesa el vasto Atlas marroquí con la misión de conducir al patriarca de una tribu, ya moribundo, hasta el pueblo donde nació, donde espera encontrar descanso eterno. Sin embargo, éste fallece antes de llegar, y la expedición se divide entre los que no quieren continuar y dos buscavidas que aseguran conocer el camino hasta la aldea. Con dudas, la viuda accederá a seguir adelante, y encomendará al inexperto Shakib la responsabilidad de vigilar que la caravana llegue a su destino. Se basa en el western y las historias de caballería, de raíces orientales, para componer una fascinante aventura a través de las escarpadas cumbres del Atlas marroquí. A lo largo de este viaje, al que Laxe dota con espectaculares imágenes del paisaje que rodea a los personajes, el realizador habla sobre la fe y la espiritualidad, representada en un quijotesco personaje protagonista, cuya inocencia compite con su sabiduría, y que convierte la expedición en un viaje lleno de elementos esotéricos. Al frente de los interpretes encontramos a Ahmed Hammoud (13 horas: Los soldados secretos de Bengasi), Shakib Ben Omar (que repite con Laxe tras su ópera prima) y los debutantes Said Aagli e Ikram Anzouli.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal