miércoles, 20 de diciembre de 2017

Muchos hijos, un mono y un castillo

Documental de familia. Con el desencanto de la ostentacion, ruina progresiva, desclasamiento social, que quieren seguir  celebrando navidades como antes, optando a buenos y rentables matrimonios y aprendiendo a ser gourmet a todo tren. Fuera de la realidad, hay una gran diferencia entre lo rodado en vivo y el material de  archivo, pero que tomando lo con humor gris, hasta divierte frente a tanta pena historico-social. Familia numerosa en la España el siglo XX, militantes de la superderecha y que se comerian por amor, croquetas  de Primo de Rivera. El castillo que habitan nos remite inevitablemente a la escopeta nacional berlanguiana, asi como las notas de vida casi gags, como el diente del bar, el funeral con monjas, el robo o el tenedor especial. Julita,la matriarca Salmeron, republicana y de la masoneria, ha sido filmada por Gustavo el actor, su hijo. Ganador de Karoly Vary por su extroversion, y simpatia, el premiado documental esta un escalon por debajo del señorio culto y educado de Felicidad Blanc de los Panero. Surrealista titulo que nos cuenta con desparpajo, una nieta partiendo de los huesos de su abuela, reencontrados y perdidos, asesinada por los comunistas en la Guerra Civil. Desde pequeña, Julita Salmerón siempre soñó con tener mucha descendencia, un mono y un castillo, y con el paso de los años todo se ha cumplido. Entre sus posesiones más preciadas se encuentran las vértebras de su bisabuela, que han guardado tres generaciones, y que Julita ha perdido. Cuando su hijo Gustavo se entere de esto, iniciarán juntos una estrafalaria búsqueda en la que surgirán los más peculiares y extraños objetos, y que harán que Julita recuerde a una variopinta galería de personajes. Gustavo Salmerón (Amar), actor con una sólida carrera interpretativa a sus espaldas, consiguió sin embargo el Goya por su labor como director en el cortometraje Desaliñada. Ahora este documental, aclamado en festivales como el de San Sebastián y destacado por la prensa española como una de las mejores comedias del año, Salmerón cuenta con gran sentido del humor las excentricidades de su madre Julita. A través de su magnética personalidad narran cómo fue el ambiente caótico, pero de gran creatividad y libertad, en el que se crio. A su vez, el tono jocoso del film contrasta con momentos de mayor calado dramático que reflejan el carácter de una mujer única en su forma de ver la vida a través de su afán por recolectar todo tipo de objetos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal