domingo, 1 de julio de 2018

Casi 40

Comedia romantica?. Musical historico contemporaneo? Es lo que ha rodado David Trueba, artista en varias facetas y que en el cine siempre me hace pensar en lo facil que debe ser sustraerse o agraceder los consejos del hermano mayor, el del Oscar Billy Wilder. Emociones, posiblemente vividas, vulnerabilidad consentida,  intimidad cultural, desarrollando en Lucia Jimenez, el alter ego de aquella mujer perfecta que todos hemos soñado. Arriesgada road movie por la que transitan dos seres, narrando sus circunstancias una vez perdida la inocencia en el retrovisor. Un puñado de canciones, actuaciones musicales, sensiblemente elegidas, marcaran los casi 40 años de los protagonistas que pelean con exito con los dialogos perfectos del film, para darles credibilidad. Estropeada la moto de la nostalgia, la pareja se plantea en que vehiculo del futuro sobreviviran. La furgoneta "groopie" desde luego no. La gran ventaja de David Trueba es que tambien es escritor y de momento ha sabido mantener cada especialidad en su campo. Y aquellos niños que vivian una buena vida, hoy se ven cegados por la explosion de una crisis que nadie les enseño a imaginar. Sus sueños intelectuales se han convertido en la boda de un futbolista con dos hijos y un vendedor de cosmeticos que intenta colocar hasta en las librerias Una modesta gira de conciertos vuelve a reunir a dos amigos de juventud. Ella, cantante de éxito ya retirada de la escena, ha abandonado su carrera musical y tiene ahora una vida estable como madre de dos hijos. Él, que se ha quedado estancado y sobrevive como vendedor, pretende relanzar la carrera musical de quien fue su amor de adolescencia tocando en pequeñas librerías y establecimientos del interior del pais. En este viaje, volverán a reencontrarse consigo mismos. El madrileño David Trueba (Vivir es fácil con los ojos cerrados) dirige esta comedia, una road movie narrada a través de canciones y un humor particular. Casi 40 es un viaje en furgoneta por la España profunda donde dos viejos amigos se debaten entre sus deseos, ambiciones y expectativas frustradas. Cuando se reencuentran tantos años después, los protagonistas evalúan cómo les ha tratado el paso del tiempo y los caminos que han elegido en la vida. Ella ha triunfado en la música tal y como soñaba, pero sin la ilusion juvenil, mientras que él trata de retornar a su primer amor. El director de La Buena Vida vuelve a trabajar 20 años después con los actores protagonistas de aquella cinta, Lucía Jiménez (El signo de Caronte) y Fernando Ramallo (Carreteras secundarias), pareciendo así una continuación de su ópera prima. Completan el reparto Vito Sanz (Los exiliados románticos) y la debutante Carolina África.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal