viernes, 23 de noviembre de 2012

Cesar debe morir

Paolo y Vittorio Taviani están mas cómodos en las escenas teatrales de ficción que en los momentos carcelarios mas guionados de intimidad y confidencias. Parte e la responsabilidad recae en los actores Cosimo Rega, Salvatore Stirano, Giovanni Arcun o Antonio Frasca, que no lo son. Estudio psicológico de los premiados directores , Oso de Oro de la Berlinale, analizando como mejora la relación entre presos a medida que los ensayos de la obra avanzan. Obra que en ocasiones se confunde con su triste vida prèsidaria. Odios y luchas intestinas llevan a la muerte a nuestro protagonista en el presidio de Rebibbia en Roma. Largas tomas en blanco y negro se cargan de razones para la libertad en que están empeñados estos directores octogenarios. Un texto magnifico de Shakespeare sobre la traición, el odio y la muerte y en definitiva los códigos que rigen los estamentos humanos,políticos y masculinos en concreto. Presagia el film el fin  de la revolución como la entendemos, la sustitucion por nuevos ideales y el coste de seguir potenciando el arte, el que sea.Para la cadena perpetua que todos arrastramos, quizá  el proceso creativo sea una carga mas. Documental cruel aumentado por el sufrimiento vital de los internos. Y es que parece ser que el arte, exponente máximo de la libertad del hombre, entre rejas hace mas terrible la espera de la nada viendo transcurrir el tiempo sin destino.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal