martes, 6 de noviembre de 2012

Skyfall

Han tenido que transcurrir 23 Bond's y casi una docena de 007's, para que coja la franquicia Sam Mendes (American beauty, Revolutionary Road, Camino a la perdición) y aparezca Javier Bardem, que horrible maquillaje, para demostrar que la serie no es para viejos pero que se abre a la homosexualidad. Su tardía aparición en el guión es quizá el único aliciente de otro film de acción vulgar y que pide a gritos reinventarse. Otra vez en su tercera interpretación, Daniel Craig olvida su glamour corriendo desesperado por tejados de casas y trenes y en un sorprendente jeep se sumerge en sus pasado/niñez para encontrarse a si mismo, perdida su incuestionable identidad de agente secreto de inteligencia e inteligente.Un Bond-Mendes lleno de homenajes, tributos,  olvidando su sello británico y con la técnica visual que el cine actual necesita, pero que la antes prestigiosa serie no, igual que su desproporcionado metraje tipo rambo. Para el Bond en tiempos de crisis, ni grandes coches ni armas sofisticadas y poco casino, Mendes ha escogido devolverlo a su infancia después de darle por muerto y enterrado por su agencia. Esperar 4 años para este film es demasiado para un Daniel Craig que ha firmado dos entregas mas. Y si lo es para el no digamos para Judi Dench, la famosa M que nos redescubre sus instintos maternos, Ralph Fiennes, Naomie Harris, Bérénice Marlohe (La felicidad nunca viene sola) y Helen McCrory.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal