jueves, 23 de febrero de 2017

Jackie

Quizá porque el tema me apasiona, porque nunca sabré la verdad de lo sucedido, por el carisma mediatico de este grupo de personajes, Jackie e s el mejor films que he visto en los últimos meses. Con una Natalie Portman majestuosa, la de mejores primeros planos de su generación, la del rostro impávido, destrozado y manchado de sangre después del asesinato de su esposo, la del cuarto de baño donde se lava de las heridas y del destino o el excepcional enfrentamiento con Lyndon B Jonhson o los responsables de seguridad del fastuosos entierro. Si el tema ya era mítico ahora pasa a excelso con la aportación de Pablo Larrain, (Post Mortem) con su visión mas hispana, mas caliente. Quizá el único error es dotar a este rostro egregio, de un fragilidad en el momento que no se corresponde según noticias a la dureza exhibida por la autentica Jackie, mujer de armas y que sabia defenderse sola. La lastima es no saber, tiene otro film, que hubiera hecho ella .lista como era, con el legado político si lo hubiera podido administrar. Recosido con una reportaje en B/N para dar a conocer los interiores de la Casablanca, sobre salen en el film la conversacion con el recién desparecido John Hurt, lo conciertos de Pau Casals y la conducción de los hijos frente a la inevitable tragedia. La revista Life y la canción final de  Camelot cobran su protagonismo, dejando paso lentamente a la futura figura de Bob Kennedy. Lejos del biopic tradicional, Larrain no cuenta la historia a partir dela violencia de un cadáver reconocido. El 22 de noviembre de 1963 el Presidente de los EE.UU. John F. Kennedy es asesinado en Dallas. En el momento de recibir los dos disparos mortales, su mujer Jacqueline Kennedy está sentada a su lado en la parte trasera del automovil presidencial descapotable. En los días posteriores, Jackie, como todo el mundo la conoce, tuvo que lidiar no sólo con el inmenso dolor causado por el trágico suceso, sino también con el hecho de que todos los focos del mundo apuntaran hacia ella. Sin embargo, consiguió sobreponerse y perpetuar el mito de su malogrado marido. Desde las oscuras conspiraciones al relato histórico, el asesinato del Presidente John F. Kennedy ha sido tratado por el cine a través de numerosos puntos de vista. Sin embargo, en todo ellos, uno de los personajes principales de uno de los hechos más impactantes del siglo XX, la viuda del malogrado mandatario Jacqueline Kennedy, ocupa un discreto segundo plano. Desde el respeto y la fascinación por ella, Pablo Larraín le hace justicia y dirige a la primera dama en los momentos y días inmediatamente posteriores al magnicidio. Para ello compone un retrato bello y doloroso de la viuda de Kennedy, que incluso en las horas más aciagas de su vida supo aguantar la pena y dar a su marido el lugar en la historia que se había ganado. La ganadora de un Oscar Natalie Portman (Cisne negro) vuelve a aspirar a un premio de la Academia a Mejor actriz, doy por hecho que lo obtendra,  gracias a esta interpretación. La secundan Peter Sarsgaard (Los siete magníficos), Greta Gerwig (Maggie's Plan) y el recientemente finado John Hurt (El topo).

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal