domingo, 28 de junio de 2015

Espias

Poco margen se ha dejado Paul Feig para reírse de James Bond, de arriesgar el cine de espias en femenino, de gags de lucimiento de una acción ridícula y se nos muestra tan perdido como Jason Statham mas avezado  a las peleas de otro nivel y que se entretiene parodiandose a si mismo. Basado en la premisa que Hitchcock habría desmontado inmediatamente, que un espía  agente especial no puede ser gordo, Feig se nos torna simpático, simple y banal hasta perderse en el fondo de la comedia que en su dia pudo ser brillante i cegadora. Melissa McCarthy, acostumbrada a reírse de si misms tampoco encuentra el papel volatizado en el aire ni esta cómoda aunque este escrito especialmente para ella, con lo que le hace un flaco favor a su protector (La boda de mi mejor amiga) en un arranque de carrera espectacular. Poca audacia se le podía presumir a una obesa agente de la CIA que sentada frente a su ordenador desperdicia su talento flanqueada en el desastre por Jude Low y Rose Byrne. El calor puede con todo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal