martes, 2 de junio de 2015

Son of a gun

Pobre seguicio de clases de maldades, este film realizado a golpe de recortes de Julius Avery.Trozos, o trazos de otros filmes que no consiguen un relleno suficiente como para estar cómodo en el. Sin unidad o continuidad debido a su deficiente o extraño montaje, discurre la historia buscando arbitrariamente, el ritmo, la atmósfera y la tensión pudiendo pasar de film carcelario a otro de atracos.Veamos que es el argumento: El mundo criminal es como jugar al ajedrez: si no estás unos movimientos por delante de tu oponente, te conviertes en su peón. Es lo primero que aprende JR, un delincuente recién llegado a una prisión australiana, de Brendan Lynch, su nuevo mentor y enemigo público número uno del país. Tras huir de la cárcel, ambos entablarán una estrecha relación mientras preparan un golpe a una mina de oro. Con tantos millones en juego, JR se cuestionará si confiar en su mentor o realizar su propio movimiento. El cortometrajista Julius Avery, premiado en el Festival de Cannes con su última obra, Jerrycan, afronta, por primera vez, el reto de la dirección de un largometraje del que también es guionista.Admirador de films como Un profeta o Heat, Avery aplica su propia visión a una película cuyo principal objetivo es destilar autenticidad. Para ello, la cinta ha sido rodada íntegramente en escenarios reales, entre ellos una prisión del oeste de Australia. Fruto de este objetivo de dar un plus de veracidad al film, Avery se rodea de rostros jóvenes y aún por descubrir, como Brenton Thwaites (Maléfica), como JR, el delincuente de poca monta que protagoniza la cinta y Alicia Vikander, que se convierte en su interés amoroso. Les secundan el jugador de rugby reconvertido a actor Matt Nable (Arrow) y Ewan McGregor (Lo imposible)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal