domingo, 16 de octubre de 2016

Fuego en el mar

Los reportages tipo astral están especializados en denunciar a los emigrantes, sus tramas mafiosas en la salida y las dificultades del rescate. Pocos de estos documentales se fijan en los invadidos o avasallador por la circunstancias de las playas a donde legan, no siempre vivos; lso inmigrantes africanos. Talento en el director Gianfranco Rosi que consigue mostrarnos los dos lados de la tragedia marítimo terrestre. Samuele tiene 12 años y vive en una isla en medio del mar. Tiene una vida normal, entre clases en el colegio y sus ratos libres, que aprovecha saliendo de caza con su tirachinas. Le gusta la tierra firme, a pesar de vivir en un lugar en el que todo gira alrededor del mar y de los hombres, mujeres y niños que intentan atravesarlo para llegar hasta allí. Samuele vive en Lampedusa, la gran frontera de Europa, que durante 20 años ha sido la puerta al futuro y la libertad para miles de inmigrantes. Triunfadora incontestable en el Festival de Berlín, es un documental en el que su director, Gianfranco Rosi (Sacro GRA), nos lleva hasta el complejo ecosistema de la isla de Lampedusa, una pequeña superficie de Tierra en medio del Mediterráneo que, históricamente, se ha convertido en lugar de desembarco para miles de inmigrantes y refugiados que intentan escapar de la opresión, la miseria o la guerra. Para contar su historia, Rosi se sumerge en la vida cotidiana de sus habitantes, especialmente el joven Samuele Pucillo, para contar, a través de sus ojos, la manera de ver las cosas en un microcosmos que en los últimos 20 años ha cambiado por completo y en el que la palabra emergencia, por lo habitual de su uso, ha perdido su verdadero significado. Se rigen por una economía de hechos que no precisar ni el precio de un vaso de agua. Sin fuerzas para discutir se beben su propia orina antes de deshidratar se. Para llegarnos con la historia el director acumula sensaciones, anécdotas y hasta algún rasgo de humor.Huye de la lágrima fácil y del discurso manido y repetitivo. Intenta y lo consigue sacar de las estadísticas oficiales del 2014, los mil ahogados frente a Lampedusay tenderlos uno a uno en la sala. Sin actores, la realidad es l mejor transmisora de la historuel. La isla situada entre 70 millas de la costa africana i 20 millas de la siciliana, ha acogido en 20 a os 450000 nuevos inquilinos i se calcula por lo bajo que 45000 han perecido. Un viaje al a que muchos no pueden subir porque no pueden pagarlo, según la categoría de la patera y así salvan la vida, de momento. Porque las mafias protectoras del transporte patera sigue acumulando una fortuna y vendiendo billetes a la ingominiosa muerte. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal