miércoles, 1 de marzo de 2017

La vida de calabacin

El mes bonic d'aquest film d'animacio de Claude Barras es com els nens dibuixats , expresen la seva tristesa arran de terra. El director es recrea meravellosament en un munt de matissoss com sucede en la vida real. Se expresa para todos los publicos, sin moralinas, sin hipocresia y sin apaciguar los terribles hechos que suceden en el orfanato contenedor de abusos de todo tipo. Barras en su primer largo, comparte merito, melancolía, tristeza y sensiiidad con la guionista Celine Sciama que ya estudio la adolescencia en Girlhood y Tomboy. Dickens también esta presente en este espacio gris de locura que acoge a niños que han llegado también a la violencia extrema con sus padres, con animos de protegerse. Barras discípulo de Cedric Louis solo incurre en alguna ocasión en que se piensa parecerse a Tim Burton, momento en que se le escapa todo o bueno que tiene el film. Gana expresividad pero  pierde emoción y los seis niños dejan de diferenciarse por los orígenes de su tragedia familiar. La técnica Frame to frame fue una de las grandes derrotadas de los Oscars 2017, junto a la tortuga roja, Vaiana  y Kubo y las dos cuerdas magicas.
Aunque Calabacín no es un nombre muy habitual para un niño de 9 años, su historia es universal. Después de que su madre muere repentinamente, Calabacín se hace amigo de un simpático policía llamado Raymond, que le acompañará a un hogar de acogida en el que vivirá con otros niños de su edad. A pesar de que el ambiente del orfanato no es especialmente acogedor, Calabacín contará con la ayuda de sus nuevos amigos para encontrar su lugar y a aprender a amar y a confiar en los demás. La nominación al Oscar a Mejor película de animación pone el colofón a la exitosa película que se ha convertido en una de las grandes sorpresas del año. La cinta, realizada con stop motion, adapta la novela para niños de Gilles Paris Autobiographie d' une courguette y compone una historia pedagógica, dedicada a aquellos niños que atraviesan por situaciones difíciles, que además ensalza emociones positivas como el amor, la tolerancia o la camaradería. De este modo, el guion aúna momentos de humor y emoción, aventuras y realismo, en el que los personajes sufren un pasado traumático que es redimido a través de la amistad. Para las voces, Barras recurre a jóvenes debutantes como Gaspard Schlatter o Sixtine Murat para insuflar veracidad a las escenas de los niños, mientras que actores veteranos como Michel Vuillermoz (O los tres o ninguno) aportan la experiencia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal