lunes, 27 de marzo de 2017

Una historia de locos

Largo panegirico historico y excesivamente didactico para ser pelicula, le ha quedado a Robert Guediguian esta película cuyo eje central es Turquia Armenia. Rodada en Marsella, de raices armenia el director, sumo otro correcto filme a su ya dilatada trayectoria, dando la batuta protagonista otra vez a su mujer, Ariane Ascaride que no vuelve a infundir su facilidad interpretativa, esta vez dudando de que  el precio de la politica sea la muerte de los contrarios, o sea el terrorismo.Una cronica de la realidad dice el director que es capaz de retrasar un atentado, incluso de perdonar. Su cine social parte de las memorias del periodista  Jose Antonio Gurriaran, herido en un atentado, en diciembre de 1980 en Madrid y que narra la huella dejada en las generaciones posteriores a los hechos de Ararat y otros.  Atentados basados en el odio de victimas inocentes es lo que narra la novela La bomba, que empieza con el juicio al terrorista Talat Paisa en 1921, cerebro del genocidio armenio. Ya en color pasamos a los 80 donde vuelve   exponer su vida para conocer a los autores de su paralisis y poder los entender. En el París de 1981 un joven marsellés de origen armenio que explota una bomba en el coche del embajador de Turquía. Un periodista que pasaba en bicicleta por el lugar del atentado, queda gravemente herido. El asesino  huye a Beirut para enrolarse en el Ejército de Liberación de Armenia, su madre visita a Gilles en el hospital para pedirle perdón. Pero Gilles quiere conocer a un Aram que ha perdido la fe en su causa, y al final acabará convirtiéndose en su portavoz. Francés de origen armenio, el veterano Robert Guédiguian (El cumpleaños de Ariane) dirige este drama en el que el eje central es el genocidio armenio y las consecuencias que ha tenido en varias generaciones. Para ello, se inspira en la historia real de José Gurriarán, un joven periodista que quedó gravemente herido después de un atentado en Madrid del Ejército Secreto para la Liberación de Armenia y que, desconocedor de la causa por la que luchaban, se documentó para entenderla y, a la postre, incluso considerarla justa. Este caso es sólo el punto de partida, un film sobre la familia y una cultura desarraigada durante un siglo que aún hoy es testigo de cómo esta terrible matanza es todavía negada por muchos gobiernos. Al frente de este relato sobre la venganza, la justicia y el perdón encontramos a Syrus Shahidi (Reencontrar el amor), Grégoire Leprince-Ringuet (Las nieves del Kilimanjaro), Simon Abkarian (Gett: El divorcio de Viviane Amsalem), Ariane Ascaride (La profesora de historia) y Razane Jammal .

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal