miércoles, 31 de mayo de 2017

boris sin beatrice

Y Denis Cote sin espectador. Lo pierde al mostrar sus protagonistas una antipatia fuera de lo común. Criticar y defender la burguesía en general al mismo tiempo tampoco es fácil. Un hombre muy rico, déspota, despreciativo, como si el mundo fuera suyo y con una arrogancia que solo le aguanta su mujer a base de depresiones y melancolías. Cote, critico de cine  que ha paseado ya sus 9 películas por innumerables festivales, sigue subiendo sus temas, empezó por el lumpen, por la escala social.
Boris Malinovsky es un triunfador. De personalidad fuerte, independiente y seductora, Boris hace alarde de la arrogancia propia del éxito. Su mujer, Beatrice, es ministra del gobierno canadiense, pero sin embargo atraviesa una misteriosa depresión. Con la intención de evadirse de la enfermedad de su esposa, Boris iniciará una relación con Helga, una colega suya, e intimará con Klara, la joven cuidadora de Beatrice. Entonces aparecerá un extraño que le obligará a cuestionarse todas sus certezas. Denis Coté (Vic + Flo ont vu un ours) presenta en su nueva película, Boris sin Beatrice, a un personaje atípico, cuyo aire arrogante hace que no caiga especialmente simpático al espectador, que recibirá una dura dosis de realidad cuando conozca a un misterioso extraño. En la cinta, Boris se convierte en reflejo de la ciudad de Quebec, una urbe satisfecha con el estado de las cosas, pero que se ve tentada por el neoliberalismo. Por otro lado, la cinta cuenta una historia universal que contiene un tortuoso viaje de autodescubrimiento en el que el personaje principal se cuestiona su vida y la responsabilidad que tiene sobre la extraña enfermedad de su mujer. James Hyndman (Trauma) lidera el reparto de esta cinta en la que también se encuentran Simone-Élise Girard (El último testigo), Denis Lavant (Eva no duerme) e Isolda Dychauk .

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal