martes, 16 de mayo de 2017

Guardian y verdugo

El asesinato institucional no es bueno. Y no hay que mostrarlo demasiado. Sangre, electricidad o gases pues pocos. Reflexion sobre las leyes actuales sirven apra el asesinato de  siete personas.  No hay que imaginar la milla verde. La justicia ha de determinar si es es violencia,o locura. Smchitz trata de elevar la categoria personal del asesino, pero su torpeza narrativa le dirige mas hacia un formato teelvisivo y popular.   En el 87, 164 personas que esperaban su destino en el corredor de la muerte de Pretoria, en Sudáfrica, fueron ejecutadas. Sus verdugos no resistieron la presión. Creyeron haber perdido la dignidad pero también la razon. Pero todo y así era poco bagaje contra la pena de muerte, su legalidad y su inconveniencia en todos lso casos. Era en Sudafrica y eran casi todos de color. En la prisión de máxima seguridad en la que se llevaba a cabo la sentencia trabajaba Leon, un guardia que, debido a los actos violentos que presenciaba y en los que participaba se encuentra traumatizado. La situación le llevará a enfrentarse a un juicio en el que su abogado, Jon Weber, no sólo pondrá en duda la pena de muerte, sino también a todo el sistema judicial del país. Oliver Schmitz (Le secret de Chanda), director curtido en la televisión, se pone a los mandos de su sexta experiencia cinematográfica en Guardian y verdugo, cinta basada en hechos reales que propone una intensa batalla judicial en la que se trata el espinoso tema de la pena de muerte y en la que está en juego la vida de un joven reo. El film, aclamado en su paso por el Festival de Berlín, adapta la novela homónima de Chris Marnewick, "Shepherds & butchers", un abogado defensor de condenados a muerte en Sudáfrica, en la que se reflexiona sobre las secuelas que las ejecuciones dejan en los propios verdugos, representados en la cinta por un joven guardia del corredor de la muerte que, traumatizado por las cosas que presencia allí, se convierte en culpable de un crimen sin sentido. Al frente del reparto se encuentra el nominado al Oscar Steve Coogan (Philomena) como el abogado que pondrá en tela de juicio los fundamentos de la pena capital. Le acompañan, entre otros, Andrea Riseborough (Oblivion), Robert Hobbs.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal