domingo, 18 de junio de 2017

cosecha amarga

En los años 30, Stalin continúa con sus ambiciones de expansión de la URSS. Por su parte, Yuri, un artista, se enfrenta a la hambruna, las torturas y el encarcelamiento para conseguir rescatar a su amante, Natalka. Con gran valor, huirá de la cárcel en la que estaba recluido y se unirá a la resistencia contra los bolcheviques, que lucha por recuperar una Ucrania libre, para intentar volver a reunirse con Natalka. Si quiere conseguirlo, tendrá que sobrevivir al genocida plan de los soviéticos. George Mendeluk (Flight or Flight), toda una institución en la televisión, dirige este drama histórico ambientado en uno de los hechos más crueles y, a la vez, más desconocidos del siglo XX. A través de una poderosa historia de amor, honor, rebelión y afán por sobrevivir, sitúa al espectador en la Ucrania, un país que en aquella época se vio duramente golpeado por las políticas desconocidas de Stalin, que ejecutó el llamado Holodomor, un plan basado en mermar a la población ucraniana a través de la inanición forzada. La épica y romántica historia de un joven artista que se enrola en las filas de la resistencia contra los soviéticos para recuperar a su gran amor sirve a Mendeluk, de padres que sufrieron el Holodomor, para vertebrar el primer film en inglés sobre estos tristes acontecimientos. Max Irons (La dama de oro), hijo de Jeremy Irons, y Samantha Barks (Los miserables) se convierten en la pareja protagonista de esta película que también cuenta con rostros conocidos como los de Barry Pepper (El corredor del laberinto: Las pruebas) y Terence Stamp.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal