domingo, 21 de agosto de 2016

Nunca apagues la luz

Perogrullo, que no era comentarista cinematográfico decía que tres minutos no son 90. La misma idea, puede perder tensión, suspense, interés incluso deshilachar se o diluir se como un azucarillo en agua caliente. La idea de que al apagar al luz aparece un fantasma. Oh que original, pero sostener esto a base de sustos, golpes musicales y otros efectos especiales manidos ha sido muy complicado para el sueco David F Sandberg. Producida como por casualidad por James Wan(expediente warren) y Walter Hanada se mostraron entusiasmados con la idea. Cuando Rebecca se fue de casa pensaba que dejaba atrás los miedos que sufría de niña. A medida que iba creciendo, sus recuerdos le impedían saber qué era real y qué no sobre aquella figura que aparecía cuando se apagaban las luces y que casi le hace perder la cabeza. Ahora su hermano pequeño, también ha visto a esa terrorífica presencia. De una vez por todas, Rebecca deberá arrojar luz sobre este misterio si quiere evitar que la oscuridad se lleve para siempre su vida y la de su familia. Debutante como director de un largometraje con la cinta en la que el realizador James Wan (El caso Enfield), aquí como productor, y el guionista Eric Heisserer (Destino final 5) ayudan a adaptar para la gran pantalla su aclamado corto Lights Out tambien de LOrn Losien. En ambas, se propone al espectador adentrarse en uno de los miedos más primarios: el temor a la oscuridad, personificado en un aterrador fantasma que traerá de cabeza a la familia formada por Teresa Palmer (Memorias de un zombi adolescente), Gabriel Bateman (Annabelle), Billy Burke (La saga Crepúsculo: Amanecer - Parte 2) y Maria Bello.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal