jueves, 4 de agosto de 2016

Zipi y Zape y la isla del capitan

Estamos de acuerdo que la producción de las películas españolas ha alcanzado un buen nivel internacional. Buen tono visual, no olvida detalle técnico, rememorando todos los mitos de la animación que han reinado en la industria. A la base de la historia de los personajes del comic, le añaden imaginacion de la buena como el personaje de Elena Anaya o la monja que se transforma frente a la insubordinación. Oskar Santos combina pues momentos Sonrisas y lágrimas con los mas grandes maestros de la narrativa adolescente de aventuras. Ascensores submarinos y pulpos mecánicos elevan el oficio y la eficacia de un cine digno para todos los publicos. Pero también Z/Z tiene su pero. El arranque de camino a un internado conserva el hálito de la residencia, el toque militar de la dictadura de la que no consiguen burlarse y que se sobreponen con amistad e insolencia. Una isla paradisiaca, castillos míticos, los niños perdidos el nunca jamas y secretos guardados por un cocodrilo o algo parecido. Esta segunda entrega tres años después, de la creacion de Jose Escobar, supera a Z/Z y el club de la canica. Gamberradas supremas, hostilidades duras y bromas irreductibles  sostienen el ritmo y tapan errores de dialogo de Teo Planell y Toni Gomez, T/T. Fermi Rexach seria el puente entre aquel cine familiar casposo o y este mas lucido, que no averguenza y que  se agradece,                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal