jueves, 15 de marzo de 2018

Camino a la paz

Francisco Varone estrena su ópera prima un largometraje de ficción. Una road movie protagonizada por el destacado actor de cine Rodrigo de la Serna y el actor y director de teatro, Ernesto “Flaco” Suárez. El eficaz y veterano doblete está acompañado por la actriz Elisa Carricajo, así como por numerosos actores y extras que se van incorporando a medida que avanza la película. La síntesis argumental es que Sebastián (De la Serna) es un joven de unos 40 años recién casado, cuyas pasiones son la banda de rock argentina Vox Dei y su viejo Peugeot 505. Obtiene un empleo como chófer de alquiler y recibe una curiosa propuesta de un cliente. Jalil (Suárez) es un pasajero musulmán que solicita sus servicios de transporte asiduamente y que un día determinado le ofrece una importante suma de dinero para que lo lleve en automóvil desde Buenos Aires hasta La Paz, en Bolivia. Con mucha desgana, acepta hacer ese viaje, planificado con mucha meticulosidad por el anciano. Una vez que comienza el trayecto, casi siempre inicia discusiones con Jalil por temas como que no se permite comer dentro del coche, o el tipo de música que se va escuchando. Mientras que el viejo espera poder llegar a tiempo a La Paz, el viaje se convierte en una especie de éxodo para el joven, ya que parte de un punto de vista algo opuesto, al tiempo que padece una crisis con su pareja por cuestiones económicas. Es un drama con muchas pinceladas de humor, cuyo tema principal es el de la pereza a la hora de concebir el mundo bajo otra perspectiva que no sea la del aprendizaje constante y el intercambio entre creencias y culturas. Para la representación del universo musulmán que envuelve a Jalil, Varone eligió a la que posiblemente sea la secta del Islam más pintoresca y peculiar, el sufismo, capaz de transformar su espiritualidad en algo más místico y transversal a diferencia de ramas religiosas islámicas. Varone demuestra ser en este debut, un director con recursos técnicos y narrativos de cine, aparte del notable impulso que le supuso el haber contado con unos actores como Rodrigo de la Serna. El rodaje de esta road movie se llevó a cabo en las localidades argentinas de Buenos Aires, Pergamino, La Falda, Rosario de la Frontera y La Quiaca; y en las bolivianas de Villazón, Potosí y La Paz.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal