jueves, 1 de diciembre de 2016

La muerte de Louis XIV

Nadie que no fuera Albert Serra se hubiera acercado a la agonía y muerte del rey francés Louis XIV como l o ha hecho. Con un desprecio total a su leyenda de que no moriría y narrando a ritmo de diario personal los echos como sucedieron. Con su humor Serra y su también desprecio por los actores a los que considera inevitables, para enviarlos a Guantanamo, se  podría decir que Serra no filma, lo hace  Jonathan Ricquebourg, sino que estampa en lienzo, porque tampoco es pintar. Escurridizo y natural como en la entrevista con Om en Banyoles, impertinente y lento hasta la inmovilidad, Abandona pues su mitología de los reyes magos , quijotes, draculas y casanovas, para centrarse en una muerte que todo cinéfilo debería poner en su vida. Agosto de 1715, tras volver de un paseo Luis XIV siente un fuerte dolor en la pierna. En los días que siguen, el rey continúa con sus obligaciones monárquicas, pero le cuesta dormir y las altas fiebres lo consumen. Cada vez más desganado y con menos fuerza, su salud se va debilitando de manera progresiva. Es el principio de la lenta y dolorosa agonía del monarca más importante de la historia francesa, que llegará a su fin el 1 de septiembre de 1715, después de casi un mes de sufrimiento. Para su cuarta película, Albert Serra (Historia de mi muerte) vuelve a estudiar la figura de un personaje histórico en La muerte de Luis XIV. En esta ocasión es el Rey Sol el protagonista de esta cinta que lleva al espectador hasta los últimos días de su reinado, marcados por la lenta agonía que sufrió el monarca hasta encontrar la muerte. En la cinta, rodada prácticamente en los fastuosos aposentos del rey, Serra busca el aspecto más humano del personaje, mostrando a un hombre que se prepara para morir y que ve desfilar fieles, eclesiásticos y cortesanos para poner sus asuntos en orden. Para dar vida a Luis XIV, Serra ha contado con Jean-Pierre Léaud, estandarte e insignia de  de Truffaut (Camilla redouble), mientras que entre sus fieles y su círculo más cercano encontramos a Patrick d'Assumçao (Á trois, on y va), Marc Susini (Ricky), Bernard Belin (Les Seigneurs d'Outre monde) y la debutante Irène Silvagni.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal