miércoles, 7 de diciembre de 2016

Madre solo hay una

Ha de ser muy difícil plasmar la historia del caso de niño robado en el hospital, para en el devenir de la adolescencia, 17 años, conocer el verdadero origen familiar y papechugar con todo. Yo mismo podría ser un príncipe gitano en una roullotte en Hungria, si mi padre y su señor, no hubieran alcanzado a las señoras de etnia gitana que me habían arrancado con meses del pecho de mi madre y huido por la vía del tren de Sarria. Cual es mas madre la biológica o la cuidadora en cualquier sentido y lo que plantea finalmente y de forma chapucera Anne Muylaert, que es una madre al fin y al cabo. no sin emocion. Ya su primer film versaba sobre la segunda madre que resultaba ser la sirvienta de toda la vida de un casa rica brasileña, sin robo ni intercambio ni nada. Un joven de 17 años que aún está definiendo su personalidad. Desde que su padre murió vive con su hermana y su madre, que los cuida de manera ejemplar. Pero todo cambia cuando descubre que fue robado cuando era un recién nacido. La misma noche que se entera, su madre es detenida y su mundo se desmorona. Pierre deberá acostumbrarse a su nueva familia, a sus ideales de vida acomodada, su nuevo hermano y, también, a su nuevo nombre, Felipe. Pero él planea su vida de manera muy diferente. Dirigido por Anna Muylaert (Collect call) y protagonizado por el debutante Naomi Nero, Dani Nefussi (É proibido fumar), Matheus Nachtergaele (Ciudad de Dios), y Lais Dias (Os amigos), es un drama que, sin embargo, reflexiona con sentido del humor sobre lo que realmente significa el concepto de familia, así como la transformación y decisiones tomadas por un joven cuya vida cambia por completo cuando debe abandonar la familia que siempre ha conocido y empezar con una nueva. La cinta llega a nuestras pantallas después de triunfar en los festivales de Berlín y Valladolid, cosechando tres premios.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal